Sayulita es una comunidad pesquera localizada a unos 40 kilómetros al norte de Puerto Vallarta, en el territorio de nayarita. Tiene una población cercana a los 4 mil habitantes. Es uno de los destinos turísticos más celebrados en el área del Pacífico Mexicano, por ofrecer a los visitantes, una gran diversidad de actividades recreativas, como por ejemplo, paseos a caballo, caminatas, rutas de tirolesas en la selva, alternativas de buceo y de pesca.

También es un verdadero santuario para la práctica del surfing, tanto en lo que se refiere a los principiantes en esta disciplina náutica, como quienes tienen ya una vasta experiencia en la tabla y sus desafíos. Pero Sayulita es un lugar adecuado también para gozar del turismo cultural, por tratarse de un sitio muy cosmopolita, con abundantes galerías de arte, finos restaurantes y tiendas de artesanía.

Por lo que se ha podido ver, estamos ante un lugar sumamente adecuado para visitar durante la Semana Santa. Las vacaciones que se tienen disponibles año con año con motivo de esta celebración tradicional, se proyectan como un tiempo espléndido para viajar y conocer lugares tan bellos como divertidos, tan sorprendentes como recomendables para el descanso.

Otro de los aspectos atractivos de Sayulita, que puede experimentarse durante unas vacaciones de Semana Santa, se refiere al eclecticismo que define al ambiente local. En estas tierras costeñas deambulan juntos indígenas coras y huicholes- habilidosos artesanos-, junto con turistas llegados de otros países. La gran convocatoria de Sayulita se debe a que estamos ante el sitio de mayor encanto en el área de la Riviera Nayarit.

Sayulita es una rústica y mágica comunidad que engalana las estupendas playas de Nayarit. Los visitantes encuentran en este pintoresco pueblo, edificios adornados con brillantes colores, palapas, calles de piso empedrado, atractivas marquesinas y otras muchas atracciones. Los visitantes tienen la oportunidad de comprar artesanías y productos típicos de la región, con los vendedores ambulantes que recorren las calles del pueblo.

Cuando se visite Sayulita en Semana Santa, los turistas deben adaptarse a un ritmo de vida más lento que el de las grandes ciudades. Es como estar un poco fuera del tiempo, en un espacio en donde la tranquilidad más plena y un estrecho contacto con la naturaleza son las constantes principales.
Por todo lo anterior, al planear unas vacaciones de Semana Santa en el área de la Riviera Nayarit, es aconsejable tomar en cuenta, en todo momento, al mágico pueblo de Sayulita.